Dieta emocional




Llega el verano; hay que cuidarse. Pero tenga en cuenta que tan importante como la salud física, lo es la emocional. Coma sano, beba agua, ande bastante, pero sin olvidarse de ser una buena persona por el camino. 
Más que las cremas, las dietas y los gimnasios, practicar los buenos sentimientos le mantendrá joven y saludable. Deje de envenenarse con la envidia, la ira, la violencia. Despídase de las criticas, la culpa, el resentimiento... 
Disfrute de cada momento con una sonrisa y recuerde que la vida son cuatro días... ¡Aprovéchelos!